marzo, 2021

10mar19:00Ciclo de Conciertos In Nomine Dei: Tenebris19:00 Pl. de S. Francisco, 1, 41004 SevillaTipo de evento:Música

Detalles del evento

Oficio de Tinieblas Tomás Luis de Victoria interpretado por Ars Cantus Ensemble.

Nuestra propuesta es invitarles a que nos acompañen en un viaje por el tiempo y hacerles partícipes de cómo se celebraban los días de la Pasión a través de una maravillosa música: salmos gregorianos, Lamentaciones del gran polifonista sevillano Cristóbal de Morales y una selección de responsorios de Tomás Luís de Victoria

Sumérjanse en una representación que les transportará al misticismo y la intimidad con la que la Semana Santa era vivida antes de las procesiones tal y como las conocemos hoy en día.

El Oficio de Tinieblas era la ceremonia litúrgica que llevaba a cabo la Iglesia católica los días de Miércoles, Jueves y Viernes Santos al caer la tarde en la Liturgia de las Horas (maitines, laudes, vísperas, completas…) para preparar y favorecer interior y exteriormente la memoria de la pasión y muerte de Nuestro Señor Jesucristo.

Las “Lecciones de las Tinieblas”  tienen su origen en el Antiguo Testamento, y más en concreto, en el libro de las Lamentaciones de Jeremías. Los textos que se utilizan son un testimonio que expresa el sufrimiento por la destrucción de Jerusalén por los invasores babilonios en algún momento del siglo VI antes de Jesucristo. Y la pasión que expresa Jeremías es trasladada al escenario del calvario de Cristo.

Este servicio debía ser cantado poco después de completas, es decir, alrededor de las tres o cuatro del tarde en la víspera del día al cual pertenece, para no interferir en los oficios solemnes de Jueves y Viernes Santo.

Se utilizaba para ello, un candelabro especial que tenía 15 velas, llamado tenebrario, que representaban a los 11 apóstoles que permanecieron tras la traición del Iscariote, las tres marías (María Salomé, María de Cleofás y María Magdalena) y a la Virgen María, cuyo cirio era más destacado que los otros.

Tanto las luces del templo como las velas del tenebrario se iban apagando una tras otra, con el canto (rezo) de cada salmo, lamentación o responsorio para quedar el templo prácticamente a oscuras . Al final, quedaba encendido sólo el cirio principal que recordaba la muerte del Redentor. La última vela, la superior, se llevaba a la parte de atrás del altar para ocultarlo mientras se cantaba el salmo “Miserere”.  Al finalizar el Oficio no se daba la bendición ni había rito de despedida.

De este apagado progresivo de las luces hasta la plena oscuridad viene que en la Vigilia Pascual, el templo se encuentre a oscuras al empezar la celebración, que paulatinamente irá horadando el nuevo fuego de Cristo resucitado, representado en el paulatino encendido de velas por parte de los fieles congregados hasta iluminar por completo el templo.

Actualmente, el Oficio de Tinieblas ha desaparecido: no hay un oficio distinto al de otros días para la Semana Santa. Sin embargo, dada su singularidad, se tiende a adaptar las antiguas peculiaridades del rito al Vaticano I.

Una vez más les invitamos a imbuirse de la delicada espiritualidad  que rezuma de este ancestral rito, a través de la selección de temas que hemos realizado de los tres días del Triduo Sacro.

 

Venta de Entradas:

Cajasol Tickets

Los horarios del concierto están sujetos a normativas vigentes con motivo de la pandemia.

X